Skip to content

LA RESTAURACIÓN DE LA REPÚBLICA DOMINICANA

14/08/2011

La Restauación de la República Dominicana

La Guerra de la Restauración, obra scrita por Juan Bosch

Cada 16 de agosto, los dominicanos celebramos LA FIESTA DE LA RESTAURACIÓN. Un día como ese de 1863, al Grito de Capotillo, comenzaron entre dominicanos y españoles, las acciones bélicas que se prolongaron hasta el 11 de julio de 1865 y que culminaron con el reestablecimiento (restauración) de la República Dominicana, que había nacido el 27 de febrero de 1844 y que por una acción absurda de Pedro Santana y sus seguidores hispanófilos, había sido devuelta a España.

Siguiendo la tradición de los negros cimarrones de la isla de Santo Domingo, la guerra de la Restauración fue una guerra popular de guerrillas.

Esta guerra popular fue entendida así por el general español La Gándara: “La de Santo Domingo ha perdido el carácter de un movimiento revolucionario, para tomar el de una guerra de independencia nacional.”

Por su parte, nuestro historiador Frank Moya Pons, siguiendo en este punto la interpretación que de esta guerra hizo Juan Bosch, la caracteriza de la siguiente manera:

La Guerra de la Restauración, que comenzó siendo una rebelión de campesinos, muy pronto se convirtió en una guerra de razas, por el temor de los dominicanos de color, que eran la mayoría, a ser convertidos nuevamente en esclavos, y de ahí pasó a ser una verdadera guerra popular que puso en movimiento todas las energías de la Nación para lograr su independencia y la restauración de la soberanía.

Como guerra de guerrillas, la guerra de la Restauración siguió la tradición de los negros cimarrones de la isla de Santo Domingo. Al saberse inferiores en armamentos y soldados, los dominicanos, en su mayoría gente de color, asumieron las estrategias y tácticas de la guerrilla permanente, con acciones de líderes de grupos regionales, ataques sorpresivos a las columnas españolas, uniones de varios grupos regionales cuando era necesario y disolución del gran grupo para continuar con los pequeños grupos locales. Los españoles no encontraban al enemigo que, con la guerra de guerrillas, se convirtieron en invisibles y, por tanto, en inalcanzables.

Quien desee saber más de esta verdadera epopeya nacional, deberá leer:
Juan Bosch. (1982). La Guerra de la Restauración. Santo Domingo: Editora Alfa y Omega.

About these ads

From → Nuestro tiempo

2 comentarios
  1. cuquito peña permalink

    hola carlos
    quizas no sepas que la portada del libro de bosch que muestras aqui es obra de cuquito peña.
    fue realizada en la tecnica de acuarela.

    con aprecio
    cuquito peña

  2. Me place mucho saber que fuiste tú el autor de la portada del libro de Bosch sobre la Retauración de la República. Ahí se conjugan dos obras de arte: el inigualable libro del Prof. Bosch y la portada del gran maestro Cuquito Peña. Gracias por este oportuno comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 504 seguidores

%d personas les gusta esto: