Skip to content

EL GENTILICIO ‘DOMINICANO’

15/03/2011

Compendio de la Historia de Santo Domingo, de J. G. García

Hace unos años estuve en la isla Dominica. Participé en una reunión sobre patrimonio cultural inmaterial organizada por la Oficina Regional de la UNESCO con sede en Jamaica. Cuando dije en inglés que soy dominicano (Dominican), noté sorpresa en algunas caras. Y es que los habitantes de Dominica, que hablan inglés, se llaman a sí mismos ‘Dominican’. Son también dominicanos. Tuve que explicar que “soy dominicano de República Dominicana”. Jamás pensé que tendría que explicar mi origen para referirme al gentilicio ‘dominicano’. Y es que “el mundo es ancho y ajeno”. Por otra parte, recientemente un joven periodista que había sido alumno mío en la Universidad Autónoma de Santo Domingo me consultó sobre el origen de la palabra ‘dominicano’. Acicateado por él he realizado una indagación inicial que pienso continuar. Adelanto algunos datos.
Sobre este asunto, hay que tener en cuenta que antes de la proclamación de la República Dominicana, el gentilicio “dominicano” se aplicaba a “la gente de la isla de Santo Domingo”. A partir de 1844, año en que se proclama a la República Dominicana como país independiente, “dominicano” es el ciudadano o natural de la República Dominicana.
El adjetivo “dominicano/a” está ligado originalmente al nombre de la ciudad de Santo Domingo (Sanctus Dominicus en latín), que posteriormente se extendió a toda la isla, la cual fue llamada Isla de Santo Domingo. Los colonizadores españoles la llamaron “Santo Domingo” y los franceces “Saint Domingue”. El historiador Antonio de Herrera afirma que a la villa de Santo Domingo le pusieron este nombre porque los españoles llegaron a este lugar un domingo, que era precisamente el día de Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden de los Padres Predicadores o dominicos, y en honor al padre de Cristóbal Colón, que se llamaba Domingo Colón (Dominico, en italiano antiguo; Domenico, en italiano moderno). Un dato curioso es que a la isla Dominica los españoles le pusieron este nombre porque también llegaron a ella un día domingo. Resumiendo, la palabra “dominicano” proviene de:
1. el nombre de la ciudad de Santo Domingo y el nombre de la isla española de Santo Domingo (En este sentido, ‘dominicano’ es el habitante o natural de la ciudad de Santo Domingo, primero, y habitante o natural de la isla de Santo Domingo, después o concomitantemente);
2. el nombre del santo del día -Santo Domingo- en que los españoles entraron por primera vez a la villa;
3. el padre del Almirante Cristóbal Colón, que se llamaba ‘Domingo’, en cuyo honor se le dio nombre a la ciudad de Santo Domingo;
4. el nombre de “República Dominicana”, que le dio Duarte a nuestro país, siguiendo la tradición de uso del gentilicio ‘dominicano’.
Bien lo dice el Diccionario esencial de la lengua española de la Real Academia Española cuando apunta sobre el gentilicio ‘dominicano, na’: 1. Natural de la República Dominicana, país de América, o de Santo Domingo, su capital. 2. Perteneciente o relativo a ese país o a su capital.
La tradición del uso del gentilicio ‘dominicano’ ha estado presente a lo largo de toda la historia de la isla y de la República Dominicana, como lo prueban los títulos de varios obras históricas. Basten los siguientes, publicados por la Sociedad Dominicana de Bibliófilos: de Ramón González Tablas, Historia de la dominación y última guerra de España en Santo Domingo; de Adriano López Morillo, Segunda reincorporación de Santo Domingo a España; de José Gabriel García, Compendio de la Historia de Santo Domingo; de Carlos Nouel, Historia eclesiástica de Santo Domingo; de Manuel Ubaldo Gómez, Resumen de la Historia de Santo Domingo; de Randolph Keim, Santo Domingo: pinceladas y apuntes de un viaje; de Otto Schoenrich, Santo Domingo, un país con futuro; de David Dixon Porter, Diario de una misión secreta a Santo Domingo.
Sobre el tema tratado puede consultarse con provecho el libro Historia de la Conquista de la isla Española de Santo Domingo, tomo I, escrito por Luis Joseph Peguero (Santo Domingo: Museo de las Casas Reales, 1975, p. 90). El dato de que a la ciudad del Ozama se le puso el nombre de Santo Domingo en honor al padre de Cristóbal Colón, que se llamaba Domingo, está también consignado en el libro Vida del Almirante don Cristóbal Colón, publicado por Hernando Colón, segundo hijo del Almirante (México: Fondo de Cultura Económica, 1947, p. 230).

Anuncios
8 comentarios
  1. Leo Theuwissen permalink

    Hola, Carlos. Encuentro muy oportuno la pregunta y muy nítida y acertada tu explicación. Me recordé de los nombres de todos los santos del rosario de islas que conforman una especie de cordón, entre Norte y Sur América..”comunicando” la Florida con Venezuela. Las Antillas, grandes y pequeñas conforman como si fuera una línea punteada en el mapa que separa el Oceano Atlántico del Mar Caribe, El novelista Cubano, Alejo Carpentier los agrupa como las huellas visibles de la nefasta época de la Colonia Española. España repartió los nombres de sus santos a esta cadena de islas. Luego la abandonó para que fueran “pies à terre” de piratas y de otras potencias colonizadoras. Así que ahora hay islas vecinas que no se entienden ni se llevan. En unos se habla español, al lado inglés, otros danés o francés, holandés, creole, papiamento,..dejando huellas de increíbles barreras y contrastes…que obstaculiza su unificación y su progreso. Sin embargo muchos años antes, los Caraibes y Tainas habian superado las distancias entre esas islas solo en base a sus capacidades de navegación en canoa y sus idiomas afines. Su convivencia era unas veces pacifica y otras guerrera. Sufrimos of gozamos en Santo Domingo (Saint Domingue) dos idiomas en una isla, como Francés y Español. En San Martin/Sint Maarten comparten el Francés y el Holandés.
    Sé que las barreras entre las Islas del Caribe, las de antes y las de ahora, sería otro tema muy interesante para historiadores, arqueologoa, etnólogis y antropologos.
    De todos modos, felicidades.

    • Leo, me parece muy acertado tu discurrir por las islas del Caribe. En verdad el Caribe es un caleidoscopio de diversidad cultural y linguística aunque con un sustrato común. Gracias por tu comentario.

  2. Marina Cardona permalink

    Muy interesante tu investigación sobre el gentilicio “dominicano” y qué bien que la des a conocer. Ahora conozco más de la historia de este gran país.

  3. Hola!! Tarde pero seguro aquí estoy visitando tu blog 🙂

    Disculpa muchísimo la demora, he estado terriblemente agitado en el trabajo. Me parece que tienes algo bastante bueno aquí, no solo por la riqueza del contenido, sino también por el concepto en sí.

    A nuestro país le faltan portales que trabajen estas temáticas, que demuestren al mundo nuestra historia y cultura sin rayar en lo ridículo ni caer en lo mediocre. Tu blog es educación de la buena, pura y dura!! Te Felicito.

    Mis únicos dos consejos son: primero de estructura al escribir, en blogs se recomienda redactar párrafos de máx 4 o 5 líneas cada uno, para facilitar la lectura. Osea tu mismo post, pero dividir más las palabras.

    El segundo y más importante consejo es sobre “sharing”: no veo los botones de compartir en redes sociales. Te pierdes de bastantes lectores al limitar la visibilidad de tu contenido sólo a la página.

    Mándame por Twitter tu email para darte algunas fotos de como colocar en WordPress los botones. Que tengas una buena semana y de verdad que encantado de seguirte.

    C.C.

    • Gracias, Carlos, por haberte tomado la molestia de señalarme cosas interesantes para mejorar la visibilidad del blog. Todavía recuerdo tu participación en el Congreso de Virtual Educa Caribe en FUNGLODE. Te estoy enviando mi e-mail.

  4. Saludos pueden ampliar sobre este tema en http://www.municipedia.org

  5. Tengo entendido que en la isla Dominica utilizan el vocablo “dominican” pronunciado con tilde en la i de “ni”, es decir: la pronuncian como grave, mientras que el “dominican” de nosotros es pronuncia con tilde en la i de “mi”, o sea: esdrújula.

    En castellano el gentilicio es “dominiqués” en oposición a “dominicano”.

    • Ciertamente en español el gentilicio de los nacionales de la isla es “dominiqués”; pero debemos recordar que en Dominicana se habla inglés y un creol que tiene como base al francés que llevaron a la isla los colonizadores, tal como ocurrió en Haití. Este creol es más popular que el inglés. En mi corta visita a la isla no pude darme cuenta de la distinción de acento que indicas. Por otra parte, en Dominicana no hay, lamentablemente, mucha simpatía por República Dominicana. Durante mi visita a Dominica cayó en mis manos un folleto de propaganda turística sobre esa bella isla donde se habla de las bondades del país, sobre todo en lo tocante a la naturaleza. Al final del folleto se afirmaba: “En definitiva, esta no es República Dominicana”. Entiendo que para hablar de las bondades y hermosura de Dominica no es preciso denigrar a República Dominicana ni a ningún otro destino turístico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: