Skip to content

EL AÑO DE LAS CULTURAS Y COMUNIDADES AFRODESCENDIENTES EN LOS MINAS VIEJO

14/09/2011

El machete de Ogún de  los negros cimarrones

El viejo machete de Ogún vuelve a blandirse hoy

Para la historia de los afrodescendientes, Los Minas Viejo es un barrio emblemático de la ciudad de Santo Domingo.

Ahí se encuentra una comunidad que hace vida alrededor de una antigua iglesia situada en el lugar donde, entre 1676 y 1677, se fundó el poblado de San Lorenzo de los Minas o San Lorenzo de los Negros Minas.

El poblado se originó de un grupo de esclavos que se fugó de la parte francesa de la isla, hoy Haití, y a quienes el gobierno español, después de declararlos libres, les asignó estas tierras para vivir.

Cuando llegaron al Santo Domingo español, este grupo humano trabajó en la construcción del amurallado de la ciudad y se dedicó al cultivo de productos de conuco y a la confección de casabe, que solían ir a vender a Santo Domingo, trasladándose en sus canoas por el río Ozama.

En 1679 el arzobispo de entonces, Fernández de Navarrete solicitó al Rey que se juntara a los negros huidos de la parte francesa de la isla, que se estaban dispersando, para ser adoctrinados en la fé católica. La actual iglesia de mampostería y piedra fue edificada después de 1740, pues para esta fecha la población tenía una iglesia construida con tablas y hojas de palma mal dispuestas.

Entre 1691 y 1740, los negros de San Lorenzo de los Minas eran tenidos como problemáticos para el gobierno, considerándose el poblado como un foco de insurrección. Pero para el 1786 el pueblo estaba casi desamparado porque sus moradores se habían trasladado a otros lugares. Su población original se había ido siempre desplazando hacia otros centros poblados cercanos, como Santa Bárbara, Pajarito (hoy Villa Duarte), Mendoza, Cancino, Villa Mella y otros lugares.

Se va perdiendo la memoria de que los orígenes de Los Minas Viejo están ligados a un grupo de negros esclavos procedentes de la parte occidental de la isla, hoy República de Haití. Eran negros cimarrones ansiosos de libertad.

Este año 2011 estamos celebrando el año de las culturas y comunidades afrodescendientes. El Ministerio de Cultura viene desarrollando un conjunto de actividades para su celebración. Para la tarde de hoy se había programado un acto litúrgico y una presentación de música y baile afrodominicano con la participación de los vecinos que conforman la comunidad del barrio. Pero de forma imprevista y unilateral los encargados de la iglesia, a nombre del párroco, suspendieron la actividad que había sido concertada previamente y cuyos detalles habían sido planificados a tiempo.

Por lo visto, los negros de San Lorenzo de los Minas siguen siendo problemáticos para las autoridades, esta vez eclesiásticas. Y es que no se tolera la diversidad. En pleno siglo XXI se quiere poner en práctica el Código Negro Carolino de 1784, que aunque no llegó a aplicarse, pretendía formar “unas ordenanzas para el gobierno económico y moral de los negros de esta isla al modo de las que tienen los franceses”. Nos veremos obligados, una vez más, a echar mano del machete de Ogún y blandirlo ante las narices de los negreros de hoy bajo la consigna de “Indígnate”, a fin de romper los prejuicios seculares que se anidan en sus tuétanos.

Anuncios

From → Nuestro tiempo

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: