Skip to content

LA NOCHEBUENA Y LOS DOCE DÍAS DE NAVIDAD

14/12/2011

Por Carlos Hernández Soto

Mitologia Cristiana

Mitología cristiana. Fiestas, ritos y mitos de la Edad Media, de Philippe Walter.

Desde la Edad Media, la Navidad abre el período llamado de los Doce Días, que abarca desde el 25 de diciembre hasta al 6 de enero. Comienza con la Nochebuena y la Misa del Gallo y concluye en el día de la Epifanía o Fiesta de los Reyes Magos. Se distingue por un conjunto de mitos y ritos que han sobrevivido hasta nuestros días pero cuyo origen son desconocidos hoy por el pueblo. Este período de tiempo se caracteriza por una serie de costumbres paganas que la Iglesia no consiguió erradicar totalmente, sino que debió tolerar, aceptar y finalmente cristianizar. Dichas fiestas están relacionadas con el solsticio de invierno.

La noche de Navidad y la del fin de año se presentaban como dos caras de una misma fiesta de origen pagano relacionadas con el solsticio de invierno. Se consideraban dos noches de peligro durante las cuales podían manifestarse las potencias tutelares del Otro Mundo, es decir, de los espectros, hadas y duendes. Para ahuyentarlas, se usaban petardos y tiros de fusil, como se acostumbra en nuestros días en Nochebuena, Año Nuevo y Reyes.

La cena de la Nochebuena, del 24 al 25 de diciembre, tiene sus antecedentes en la celebración del solsticio de invierno, en el que el fuego juega un papel importante. Parte de esa celebración se apoyaba en la creencia medieval en la comida de las Parcas y de las hadas.  De acuerdo a esta creencia, las familias romanas preparaban una mesa y depositaban en ella manjares y bebidas que las hadas o las Parcas –tres diosas romanas del parto y del nacimiento-  examinaban, probaban y comían. Si las encontraban agradables, otorgaban favores a sus anfitriones concediéndoles abundancia y saciedad durante el nuevo año.

La celebración de la Misa del Gallo se inscribe también dentro de la costumbre de celebrar la  fiesta el solsticio de invierno, en la que el fuego jugaba un papel importante. Después de celebrar la fiesta en casa con una buena cena, siguiendo la tradición de la comida de las hadas, se salía al bosque a buscar teas y ramajes que se encendían en el mismo bosque y luego se emprendía la vuelta al pueblo con las antorchas encendidas hasta llegar al atrio de la iglesia. Allí se bailaba, se comía y se bebía. El nombre de “Misa del Gallo” se debe a que esta misa se hacía no a media noche sino hacia el alba, al canto del gallo, e incluso se llevaba un gallo a la iglesia donde se celebraba la misa.

El 31 de diciembre es entre los romanos la fiesta de San Silvestre, cuyo nombre proviene de “silva” o bosque, lugar de los aparecidos. Haciendo honor a su nombre, Silvestre es la figura arquetípica del hombre salvaje. La noche de Año Nuevo, los romanos festejan a este santo y al año que comienza lanzando por las ventanas sus vajillas con desperfectos y botando por ellas los trastos viejos a fin de deshacerse de lo viejo y lo malo. Además, hacen estallar petardos y otros fuegos artificiales para espantar a los duendes y a los malos espíritus, tal como hacemos nosotros hoy, siguiendo esta costumbre, en Navidad y Año Nuevo.

Por último, el ciclo de los Doce Días concluía con la fiesta de la Epifanía o Manifestación de Jesús Niño a los Reyes Magos o Astrólogos que la tradición conoce con los nombres de Gaspar, Melchor y Baltasar, quienes llevaron regalos al Niño: oro, incienso y mirra.  De ahí el reparto de regalos a los niños el Día de Reyes (6 de enero). En la región del Cibao, en República Dominicana, quien reparte regalos es el Niño Jesús. A los niños pobres, que reciben sus regalos con retrasos, es la Vieja Belén (la Beffana italiana) quien les trae los regalos.

El período de mayor actividad de los miembros del Teatro Cocolo Danzante de San Pedro de Macorís y de los Cocolos en general, de influencia británica, va precisamente desde el 25 de Diciembre al 6 de enero, siguiendo en esto la tradición europea.

Quien quiera profundizar en los aspectos tratados, puede leer con provecho el libro de Philippe Walter: Mitología cristiana. Fiestas, ritos y mitos de la Edad Media (Buenos Aires: Paidos, 2004).

Anuncios

From → Nuestro tiempo

3 comentarios
  1. Leo Theuwissen permalink

    Hola Carlos,
    te felicito por esa joya de investigación sobre el significado, origen y costumbres de la época navideña. Voy a mandar la referencia a algunos amigos que ignoran la mayor parte de esta sabiduría histórica, cultural…
    Atte.
    Leo Mateo.

    • Gracias, Leo. La Iglesia, viendo que era imposible erradicar costumbres que estaban en los tuétanos de la gente, las ha cristianizado. Al fin y al cabo la fiesta de Navidad se ha celebrado en varias fechas: el 6 de enero, el 25 de marzo, el 10 de abril y el 29 de mayo. En realidad no se sabe cuándo nació Jesucristo.

  2. Marina Cardona permalink

    Como siempre, Carlos regala a los seguidores de PATRIDOM datos nuevos, muchas veces desconocidos. Es lo positivo de este blog: ilustrar, dar a conocer ideas y costumbres de otros pueblos, de otras épocas. Saber más me gusta.Gracias Carlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: