Skip to content

LA DOLORITA DE LOS MORENOS DE VILLA MELLA, PATRIMONIO CULTURAL DOMINICANO

29/03/2012

Por Carlos Hernández Soto

La Dolorita La fiesta patronal de la Dolorita corresponde, en el calendario católico, a la fiesta de la Virgen María bajo la advocación de “Virgen de los Dolores”. Para los moradores del sector Los Morenos del Chaparral, en el paraje Punta, es una fiesta inolvidable.

Los orígenes de la devoción a la Virgen de los Dolores en Los Morenos data de los primeros años de la independencia nacional. Isidro Moreno, hijo del soldado haitiano Julián Moreno, perdió el barco que lo llevaría a Haití con su padre y tres hermanos. Se quedó entonces a vivir en el sector Los Morenos de Villa Mella. Entre 1845 y 1850, Isidro se casa con Florencia de la Cruz, de la Victoria, a quien su madrina le dejó la imagen de la Virgen de los Dolores para que con su hermana Antonia de la Cruz “se juntaran a rezarle aunque fuera el Tercio” (un tercio del rosario). Luego le empezaron a celebrar nueve noches. Cuando ella envejeció, sus hijos se hicieron cargo de la celebración. Ha continuado hasta nuestros días.

La fiesta se celebra desde el Jueves al Viernes de Dolores, que es el viernes anterior al Viernes Santo. Es una fecha movible que sigue el calendario de la liturgia católica. Pero antes del día de la fiesta, la hornacina de la Dolorita, que durante todo el año, ha permanecido en la iglesia de Los Morenos, es llevada desde ahí a la casa No. 44 de la Avenida Hermanas Mirabal en Santa Cruz de Villa Mella (actualmente se encuentra ahí el “Supercolmado Vicente”), donde permanece durante un mes. Esa era la casa donde residía Paulina de la Cruz y familia (Comunicación personal de Mary Cruz, abril 20 de 2011). Nueve días antes de la fiesta, se celebra una novena en honor a la Dolorita, y a seguidas la fiesta misma.

Durante los días de la novena vienen grupos de moradores de Villa Mella desde diversos lugares, entre los que se cuentan: El Cercadillo, El Veinte, Mal Nombre, Guaricano, El Almendro de San Felipe, La Victoria, los Cletos, El 20, El Mamey, Vietnam y Yamasá. A estos grupos se los recibe delante de la iglesia de Los Morenos, donde se cantan salves a la Virgen de los Dolores acompañadas de palos, panderos, güira y tambora. Unos cantan y otros responden. Todo esto se realiza en un ambiente adornado con palos decorados, estandartes y guirnaldas. En el patio abundan árboles de guano trasplantados, banderolas, banderas y cruces adornadas para la ocasión.

En cada uno de los nueve días, se reza la novena alrededor de las 9:00 de la noche. El rezo consiste en un tercio del santo rosario, salve, credo, otras oraciones y canto de salves.

El último día de la novena es el jueves anterior al Viernes de Dolores. En la mañana de ese día se va a buscar a la Dolorita a la casa del sector de Santa Cruz donde se dejó el Miércoles de Ceniza. Se sale a las doce del mediodía y se llega a Los Morenos alrededor de las 7:30 de la noche o más tarde. En el camino se hacen más de cincuenta paradas en determinadas casas y lugares. Cada parada dura entre diez y quince minutos.

Cuando llegan los acompañantes de la Virgen de los Dolores se les espera en un arco que se prepara para la ocasión. Le tocan palos, dan tres vueltas a la iglesia mientras se toca la campana. Luego se tocan tres piezas más en honor de los antepasados y se entra a la iglesia. Entonces se cantan y tocan salves, se alaba a la Dolorita y sigue la fiesta con música y rezos.

Entrada la noche del jueves, un grupo de Gagá de la zona irrumpe, en ocasiones, en la celebración para reverenciar a la Virgen de Dolores.

Las devotas responsables de la iglesia y de la hornacina de la Virgen duermen dentro de la iglesia acompañando y cuidando la imagen y estatuilla de la Dolorita hasta que pase la Semana Santa.

Al otro día, Viernes en la mañana, fiesta de la Dolorita, se celebra la liturgia católica a la hora que llegue el sacerdote, ordinariamente alrededor de las 8:00 de la mañana o un poco más tarde.

De acuerdo al testimonio de los portadores de esta expresión cultural inmaterial, la Dolorita es el centro de sus vidas. Preside toda la vida de Los Morenos: los visita cuando están enfermos, asiste a las velaciones que hacen en honor de otros santos y por los difuntos, recibe sus visitas cotidianas, sus confidencias, sus temores y esperanzas, y cuando mueren, los despide antes de que sus cuerpos sean llevados al cementerio. Sobre ella hablan como de cosas muy suyas. Esta expresión cultural figura en el inventario del patrimonio cultural inmaterial de República Dominicana.

Los que deseen participar en la fiesta pueden ir esta tarde y mañana al sector Los Morenos del paraje Punta, en Villa Mella. Serán testigos de una fiesta con sabor a pueblo.

Anuncios
2 comentarios
  1. Leo Theuwissen permalink

    Hola, Carlos.
    No sabia de esta tradición, pero me parece muy edificante la descripción detallada de esta costumbre nacida en tiempo tan antiguos…en torno a la Cofradia…
    Te felicito.
    Leo

  2. Leo, gracias por tu comentario.
    Esta tradición de la Dolorita de Villa Mella se ubica en el Espacio Cultural de la Cofradía del Espíritu Santo de los Congos de Villa Mella, que es la antgigua Sabana Grande del Espírtiu Santo, pero es una expresión diferente a la de los Congos de Villa Mella. No obstante, sus miembros están familiarizados con la tradición de los Congos, un buen número de ellos saben tocar los instrumentos musicales de éstos e incluso hay entre ellos quienes saben fabricarlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: